Está en nuestras manos.