Siete puñaladas en el corazón de América. ¡Cuidado! No a las bases militares gringas en Colombia.