Ser buen agricultor significa: Considerar las condiciones del clima para tomar decisiones en los procesos productivos. Mantenerse permanentemente informado. Capacitarse, adaptarse, innovar y cambiar.