José Luis Cabezas, febrero de 1996.