La Paternal no olvida.