Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.