Los niños, niñas y adolescentes no son objetos ni mercancía. ¡No se compran ni se venden!