Erika y Javier. Esto no es Uruguay.