A 40 años del golpe genocida. Nuestra historia no es un juego.