Chile tiene muchos colores: por una ley antidiscriminatoria que incluya nuestras exigencias.