Mast´aku. Nuestra espiritualidad latente y por siempre.