La homo-sexualidad positiva. En mutación permanente hacia una ética putanesca.