Cuando llega, nadie lo está esperando: autoconstrucción sismoresistente.