Discurso pronunciado por Mons. Sergio Méndez A. en el acto de clausura de la Cruzada de Alfabetización.