La catástrofe: ¿un fenómeno absolutamente imprevisible?