Los vecinos de Boca y Barracas pedimos que... ¡saquen yá! estas antenas de la muerte.