Ni una caricia a la fuerza.