Diagamos ¡¡No!! al Tribunal Constitucional por: Fascista. Arbitrario. Discriminador e ilegítimo.