Peligro. La educación chilena contiene sustancias tóxicas que pueden causar la muerte e incluso ignorancia.