Las plagas sociales aún existen.