Existe una salida. La impotencia de los Kirchner es irrevocable.