Porque la comunicación es un derecho.