¡Nunca! un beso a la fuerza.