Dice el mandamiento no matarás. El toreo es un demoníaco espectáculo de sangre. El asesinato no es arte ni cultura.